Francisco: “… En nombre de Dios, que se defienda la Madre Tierra”

0
1035

En reciente gira por Bolivia, el Papa Francisco se presentó en el II Encuentro Mundial de los Movimientos Populares, en el auditorio de la Expo feria de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, les presentamos a continuación un fragmento de su locución.

Después de su revolucionaria carta encíclica “Laudato Si”, al Papa, en esta celebración saluda a los movimientos indígenas latinoamericanos, resalta de ellos la búsqueda de la unión y la conservación de su identidad al mismo tiempo, enfatizando, que está unión es necesaria, y en su forma fortalece la unidad mundial, lo presenta como una de las grandes tareas de la humanidad.

El papa continua que la siguiente gran tarea es “…defender la madre tierra, la casa común de todos nosotros, está siendo saqueada, desbastada, vejada impunemente, y la cobardía en su defensa es un pecado grave”, haciendo un llamado, en contra de intereses mundiales particulares, aquellos que someten a los organismos internacionales, y que destruyen el medio ambiente de todos, en beneficio propio, y que ante las fallas de todas las cumbres, existe un deber ético de la humanidad hacía la madre tierra que no puede fallar.

El Papa Francisco pide así, en nombre de Dios, que se defienda la Madre Tierra.

Entiende él, así como el Pacto Mundial Consciente, que el futuro de nuestro hogar común, está en manos del pueblo, en la capacidad de organizarse de los movimientos, organizaciones y personas que persiguen está meta y que debemos repetirnos siempre desde el corazón “…ninguna familia sin vivienda, ningún campesino sin tierra, ningún trabajador sin derecho, ningún pueblo sin soberanía, ninguna persona sin dignidad, ningún niño sin infancia, ningún joven sin posibilidades y ningún anciano sin una venerable vejez…”

Las palabras del Papa no son menos que acertadas, expresan una verdad en marcha y apurada por el estado crítico de nuestro devastado medio ambiente, y son las palabras ya de miles de organizaciones e individuos, que aún necesitan de su apoyo para que suenen más fuertes.