PMC y la sentencia de Barbas Bremen

0
788

¡ HISTORICA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE PEREIRA AMPARA EL DERECHO FUNDAMENTAL AL AGUA !

Torre-44
El equipo de PMC viene trabajando en la region del eje cafetero unificando y consolidando acuerdos con el estado y la poblacion para amparar el derecho fundamental al agua, frente a la Empresa de Energía de Bogotá y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales -ANLA, que en el término de tres meses deberán hacer la valoración técnica necesaria para determinar el cumplimiento de los términos de la licencia.

Por : Olmedo Ramírez López
Mediante sentencia T-2..66001-31-1006-2014-00330-01, del 17 de marzo de 2015, con la cual el Tribunal Superior de Pereira ratifica, en última instancia, el fallo proferido por el Juzgado 5° civil del Circuito, la suspensión de las actividades tendientes a la construcción y operación de la torre de energía N° 44 del proyecto UPME 02 -2009, ubicada en el sector de Risaralda del Parque Barbas-Bremen, por la violación de la licencia ambiental No. 0582 de 2014, respecto de las áreas de exclusión en cuanto a nacimiento y humedal ubicados en el predio “El Pleito”.

De esta manera se abre paso la nulidad de la licencia ambiental del proyecto eléctrico rechazado por la comunidad involucrada, incurso en serias irregularidades acreditadas por la Acción Popular interpuesta por la Defensoría del Pueblo de Risaralda y estrechamente vigiladas por la Procuraduría Regional y la Personería de Pereira, quedando asimismo desvirtuadas las desafortunadas afirmaciones del todopoderoso director de la Anla, Fernando Iregui, en el sentido de que eran los campesinos quienes afectaban realmente el paisaje de la Reserva de Barbas-Bremen y no las serias omisiones y demás anomalías en que incurrió la entidad a su digno cargo en el otorgamiento ligero de una licencia altamente cuestionada y totalmente irrespetuosa del medio ambiente y del Paisaje Cultural Cafetero.


Es igualmente importante la jurisprudencia sentada para garantizar el derecho fundamental al agua, la salud y a un ambiente sano, seriamente vulnerados por medidas restrictivas y discriminatorias contra los campesinos, al negarles el derecho al agua, como es el caso de la prohibición expresa de la Carder a los acueductos veredales para conceder nuevas matrículas, mientras que en el casco urbano de Pereira se otorgan a discreción en cualquier zona de invasión o de alto riesgo, con mezquinos fines electorales.
Es decir “palo a los campesinos” por todos lados.