PMC miembro del primer cabildo intereligioso de Colombia

0
972

 

religio

DECLARACIÓN DE PRESENTACIÓN DEL CABILDO INTERRELIGIOSO DE COLOMBIA ANTE LA OPINIÓN PÚBLICA

“No habrá paz en el mundo si no hay paz entre las religiones”. Con esta sentencia del teólogo alemán Hans Küng, hemos apoyado en la República de Colombia, desde hace más de 15 años, diversos momentos y espacios de acercamiento, fraternidad y solidaridad, esforzándonos en identificar aquello que nos une y respetando con reverencia aquello que nos hace diversos a cada quien.

Lamentablemente algunos espacios interreligiosos no han sido escenario de una verdadera cultura de paz, sino que por el contrario, se han convertido en areópagos reservados para quienes ostentan el poder político y el dominio sobre los medios masivos de comunicación. Nos entristece que el diálogo interreligioso se haya convertido en el diálogo de los poderosos, en el cual se excluye sistemáticamente a todas las demás expresiones de fe y de espiritualidad que no se ajustan ni se someten a sus postulados y pretensiones. En otros espacios se le ha dado más importancia a intereses financieros e imperialistas, al elitismo y a la obsesión por el legalismo, desviándose así del verdadero objetivo de la cooperación interreligiosa, que consiste en establecer la paz mundial con fundamento en la paz entre las religiones.

religio2

La exclusión, la demanda de sometimiento, la estigmatización, la apología del odio, la discriminación religiosa, la satanización y la negación del otro-diferente, son acciones explícitas de violencia que nada tienen que ver con la pureza de las doctrinas que nuestras Religiones enseñan. Esta conducta es un agravante de todos los que sufrimos en Colombia y en nada ayuda a desarmar los corazones como condición moral para alcanzar el desarme de manos. En nuestro país miles de personas, clérigos y feligreses, congregados e independientes, creyentes y ateos, continúan sufriendo toda clase de hostigamientos por causa de sus convicciones, afiliación y prácticas religiosas, o por no profesar ningún credo.

De igual manera nos angustia el avance del laicismo radical representado por unos cuantos que, con acceso al poder público, están minando todos los valores espirituales, éticos y morales que nos unen como Pueblo Colombiano. Hemos querido manifestar públicamente nuestra preocupación por la indiferencia, la impunidad y la censura con que se han manejado estas realidades. En algunos momentos hemos podido levantar muy tímidamente nuestra voz; en otros se nos ha censurado por conveniencias de quienes monopolizan la vocería y que esgrimiendo un discurso irenista, no comprenden que la paz es el fruto de la justicia y la rectitud. Tal como lo expresó hace unas semanas el Rabino Richard Gamboa: “si el precio a pagar por la paz es que nos callemos y seamos indiferentes ante lo que es anti-ético e inmoral, entonces estamos apoyando algo que realmente no es paz”. Por estas razones un grupo de líderes espirituales, de común acuerdo y sensibles ante esta grave situación, entendiendo que se requieren de acciones urgentes y de hecho emanadas de la cooperación interreligiosa, para defender las libertades de conciencia, de religión y de culto, y queriendo cumplir en una forma mucho más comprometida y de avanzada con los deberes que nos imponen nuestras conciencias, nuestros principios y valores éticos y morales, y el artículo 95 de la Constitución Política Nacional de la República de Colombia, y haciendo uso de los derechos universales que nos confieren la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 20 y la misma Carta Magna colombiana en su artículo 38, hemos establecido a través del Acta de Instalación el CABILDO

religio1

 

con la misión de trabajar decididamente en la defensa del derecho de todo habitante de este país, de profesar públicamente o en privado, de manera individual o colectiva, sus creencias religiosas de manera libre, autónoma y consecuente, o en su caso a no profesar ninguna. También nos hemos congregado para levantar nuestra voz colegiada al Pueblo y al Estado Colombiano, para exhortarles en aquellos asuntos que afectan la vida y la dignidad humana en nuestra Patria.

ACOGEREMOS a todas las expresiones religiosas y de espiritualidad que se identifiquen con la ideología y principios que hemos consignado en nuestra Carta Estatutaria, y en especial daremos la bienvenida a aquellas que sufren cualquier clase de hostigamientos por razón de sus creencias. Nuestra posición siempre será estar del lado de los oprimidos, los excluidos, los discriminados y los perseguidos.

RATIFICAMOS nuestros deberes proféticos de anunciar el Reino de la Paz y de denunciar las injusticias, y resistiremos a toda pretensión o demanda de censura que se nos quiera imponer. Quienes profesan en el Cabildo la fe monoteísta exclaman: “es nuestro deber obedecer a Dios antes que a los hombres”.

AYUDAREMOS al Estado Colombiano, a las ONGs de Derechos Humanos, a los Organismos Internacionales y a los demás colectivos y consejos interreligiosos alrededor del mundo, en todo lo que sea posible para promover una verdadera cultura de paz con justicia, vigilando que se respeten las libertades religiosas, de conciencia y de culto, y en consecuencia, se respete integralmente la vida y la dignidad de las personas.

APELAMOS al Estado Colombiano para que acompañe este ejercicio de fraternidad interconfesional y lo valore como un incalculable esfuerzo ciudadano en la reconstrucción del tejido social y la promoción de la paz con justicia; y que anteponga los valores de patriotismo, humanismo y solidaridad por sobre la estricta letra de la ley.

EXTENDEMOS nuestra mano a todos los demás colectivos interreligiosos presentes en Colombia, especialmente a la Confederación de Libertad Religiosa, Conciencia y Culto CONFELIREC, a la Corporación Teusaquillo Territorio de Paz, a la Mesa Ecuménica por la Paz, a la Asamblea Colombiana de las Religiones y Espiritualidades ACRE, a las Mesas Interreligiosas animadas desde la Alcaldía Mayor de Bogotá, a la Federación para la Paz Universal, a Religiones por la Paz, al Comité de Ecumenismo de la Conferencia Episcopal de Colombia, entre otros. Les invitamos a establecer con este consejo interreligioso nacional fraternas relaciones de cooperación y solidaridad mutuas. Haremos todo lo que esté a nuestro alcancepor apoyarles en nuestra causa común de alcanzar la paz de Colombia y del mundo entero.

EXHORTAMOS a los líderes de todas las iglesias, confesiones de fe y demás espiritulidades, para que escuchen el clamor del Pueblo Colombiano y de la Humanidad entera. Renunciemos irrevocablemente a toda apología del odio por razón de diferencias de identidad, creencias, afiliación o prácticas religiosas. Este consejo interreligioso tendrá una política de “tolerancia cero” contra el uso de la religión como instrumento de conflicto. Estaremos vigilantes y actuaremos con contundencia y prontitud en defensa de quienes sufren discriminación religiosa o cualquier expresión de violencia en nombre de la religión, sin importar la procedencia de dichos hostigamientos.

HACEMOS un llamado a la ciudadanía en general, tanto en el territorio nacionalcomo en el extranjero, para que acompañe y respalde al CABILDO INTERRELIGIOSO DE COLOMBIA, e invitamos a que mediante el ejemplo verbal y vivencial, individual y colectivo, generemos una cultura de respeto y cuidado por la vida y la dignidad humana, de cuidado y administración responsable del medio ambiente, y de promoción de la solidaridad, que nos permita poner fin a todos los conflictos que por siglos hemos sufrido.

 

Que Colombia se convierta en el referente de paz, justicia y fraternidad que América Latina y el mundo entero necesitan para alcanzar el ideal del fin de las guerras y el advenimiento del Reino de la Paz.

Rabino Dr. RICHARD GAMBOA BEN-ELEAZAR, Secretario General del Cabildo Interreligioso de Colombia.

Exmo. Monseñor HAIVER ESNEIDER PERILLA CABALLERO, Presidente Pro-
Témpore 2015-2016 del Cabildo Interreligioso de Colombia. Arzobispo de Colombia,

Iglesia Anglicana Regina Apostolorum.

DIEGO HASSAN AMATURI, Casa Cultural Islámica Ahlul Bayt Colombia.

Exmo. Monseñor NÉSTOR JARAMILLO, Vicario General de la Iglesia Misioneros Véteros de Nuestra Señora de la Alegría.

Licenciada DOLLY TOSCANO, Ángeles Sirviendo (Espiritualidad Angelical).

ARADHYA DAS, Comunidad Vaisnava.

Exmo. Monseñor CARLOS FERNANDO ARTEAGA, Prior de la Fraternidad Monástica San Macario.

Dr.MUHAMMAD SADIQ, Presidente de la Confederación de los Hijos de Abraham y Líder de la Mezquita Al-Reza.

Exmo. Monseñor ANDRÉS TIRADO, Presidente de la Congregación Sacerdotal Internacional.

Exmo. Monseñor CLAUDIO VALENCIA, Obispo Católico Independiente.

NORALBA NÚÑEZ, Consultorio Angélico Malak.

Exmo. Monseñor FERNANDO SANTANA, Vicario de la Iglesia Apostólica Guadalupana.

 

Reverendo NAOTARO SHIMIZU, Iglesia Tenrikyo en Colombia.

Lama TSULTRIM TARCHIN, Centro Karma Teghsum Chölin (Budismo Tibetano).

Taita COMBA NIMYQUENE, Tradición Muhysca.

JAYATI SUKRTI, Pacto Mundial Consciente.