El Tribunal Contra Monsanto

0
1064

El tribunal en contra de Monsanto levanta actas el día 14 de octubre en La Haya. Basado en el tratado de los Derechos Humanos adoptados por la ONU en el año 2011, se pretende evaluar las actividades criminales de Monsanto tipificadas como ecocidio.

El delito de ecocidio no se encuentra aun tipificado en el derecho penal internacional, es una propuesta hecha por defensores de los derechos humanos y de la naturaleza. El objetivo es garantizar el derecho a un medio ambiente saludable, la protección de la naturaleza que nos sostiene, y permitir el juzgamiento de personas naturales o jurídicas que con sus acciones estén agrediendo tales derechos.

El Tribunal contra Monsanto

El Tribunal contra Monsanto

El tribunal contra Monsanto en la Haya es producto de la gestión de ecologistas como la Dra. Vandana Shiva y la periodista Marie-Monique Robin, entre muchos otros (una lista completa AQUÍ). Además de varias organizaciones internacionales que apoyan (Conózcalas AQUÍ).

Los ciudadanos del mundo u Organizaciones que deseen apoyar esta iniciativa pueden registrar su participación a continuación.

Firmar como ciudadano

Firmar como Organización

Por qué juzgar a Monsanto

Desde principios del siglo XX la estadounidense Monsanto (ahora fusionada con la europea Bayer) ha comercializado productos altamente tóxicos, tanto para el medio ambiente (contaminantes permanentes, CP) como la los seres humanos y animales, causando enfermedades y miles de muertes.

Marie-Monique Robin y Vandana Shiva dos de las artífices del Tribunal contra Monsanto

Marie-Monique Robin y Vandana Shiva dos de las artífices del Tribunal contra Monsanto

Por ejemplo, a principios de los años 20 Monsanto comenzó a comercializar policlorobifenilos (PCB) como refrigerantes, 50 años después se demostró que producen cáncer, enfermedades hepáticas y neurológicas, está ligado al autismo y afectan la fertilidad humana y animal. A pesar de que su consumo se prohibió, en el 2011 los estudios revelaron que aún se encuentra en la sangre de mujeres embarazadas.

Posteriormente, en la década de los 40 Monsanto fue uno de los primeros fabricantes de DDT, producto utilizado intensamente en la agricultura siendo certificado por esta empresa como un producto seguro. 30 años después se pudo probar los efectos cancerígenos y hoy en día se sabe que causa infertilidad y fallos en el desarrollo del embrión.

En los años 60 Monsanto le vendió uno de los componentes del “Agente Naranja” como herbicida al gobierno de los EEUU. A pesar de que según demostraron informes posteriores, la multinacional conocía los efectos tóxicos del Agente Naranja, ellos comercializaron este producto sin ningún escrúpulo, sabiendo que su uso en Vietnam tuvo como consecuencia más de 400.000 muertes y mutilaciones humanas, 500.000 nacidos con defectos congénitos y 1’000.000 de discapacitadas (incluyendo militares).

Victimas del Agente Naranja siguen apareciendo 40 años después en Vietnam

Victimas del Agente Naranja siguen apareciendo 40 años después en Vietnam

Entre los productos de Monsanto que causan más controversia en la actualidad se encuentran la hormona de crecimiento bovino (rBGH) y el herbicida Roundup. Ambos vinculados a enfermedades como cáncer de mama, colon, próstata, leucemia, lupus, deficiencias renales, etc.

Monsanto también tiene que ver con el Poliestireno sintético (1941), la purificación de plutonio y sustancias químicas usadas como detonantes en armas nucleares, los fertilizantes a base de petróleo los cuales esterilizan la tierra, el Nutrasweet (aspartamo) con más de 90 efectos adversos a la salud humana.

Además de ello, El modelo agroindustrial promovido por Monsanto es responsable de al menos un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, también toma parte responsable del desgastamiento de la tierra y de la escases de agua, de la extinción de la biodiversidad y la marginación de millones de pequeños agricultores.

Victimas del Roundup en América latina

Victimas del Roundup en América latina

En toda la historia de la humanidad, jamás se ha visto tal desprecio por la seguridad de nuestros semejantes acompañado de tal impunidad como la que ostenta Monsanto. Este es el reflejo de un sistema insano donde la corrupción predomina.

No hacen falta armas ni intrigas para acabar con esta corrupción, lo que el poder de la autodeterminación consigue es suficiente para derrotar al gran Goliat. No podemos más comprarle a quienes se aprovechan de nuestra ignorancia, y sin compasión nos envenenan y enferman la tierra, aprovechándose de lo que sea para aumentar su lucro. La codicia se combate con el consumo consciente.

La deuda que mantiene Monsanto con la humanidad es no pagable, y es responsabilidad de todos nosotros evitar que el enquiste del poder menoscabe un solo día más la seguridad de nuestros padres, de nuestros hermanos y nuestros hijos, porque el sistema en que vivimos también es fruto de nuestra propia indiferencia.

Apoyemos este acto de fe y amor, el Tribunal contra Monsanto, para que la verdad sea defendida y así, también la verdad nos defenderá.