La salud de la Tierra y nuestra propia salud son inseparables

0
65

Acompañando un artículo publicado por Navdanya, presentamos una traducción resumida y adaptada. Lea el artículo completo aquí. http://www.navdanya.org/bija-refelections/2020/03/18/ecological-reflections-on-the-corona-virus/

La Dra. Vandana Shiva propone una visión sistémica de los cuidados a la salud en tiempos de corona virus, la cual debería abordar no solo el virus, sino todas las epidemias que se han propagado conforme invadimos el espacio de otros seres. También debería abordar las condiciones de comorbilidad relacionadas con las enfermedades crónicas no transmisibles, que se están extendiendo debido a sistemas alimentarios industriales, no sostenibles, antinaturales y poco saludables.

Los sistemas de comida industrializada y globalizada propagan enfermedades. El monocultivo propaga enfermedades. La deforestación propaga enfermedades.

La riqueza de la biodiversidad en nuestros bosques, nuestras fincas, nuestras comida, nuestro microbioma intestinal hace que el planeta, sus diversas especies, incluyendo los humanos, sea más saludable y más resistente a plagas y enfermedades.

El mundo con coranavirus

La ilusión de que las plantas y animales son máquinas para fabricar materias primas que se convierten en combustibles para nuestros cuerpos, que también son máquinas, ha creado el paradigma de la agricultura y alimentación industrial, que son la raíz de la explosión de enfermedades crónicas en nuestros tiempos.

Transmisión de enfermedades

En los últimos 50 años, alrededor de 300 nuevos patógenos han surgido, en la medida que acabamos con el hábitat de otras especies y las manipulamos para obtener ganancias. De acuerdo con los reportes, virus como el ébola fueron transmitidos de animales a seres humanos debido a la rápida deforestación.

Los desechos del coronavirus invaden el mundo

Otro ejemplo es la enfermedad forestal kuasanur (KFD), un virus altamente patógeno que se transmite de los micos a los seres humanos a través de garrapatas infectadas. Esto también se debe a la deforestación que ha encogido el hábitat de los monos. (Más info).

“El virus KFD ha existido desde hace mucho tiempo como parte de un ecosistema establecido en Kanara del sur. La modificación humana causada en tal ecosistema debido a la deforestación causó la epidemia actual”

Hemos creado el medio ambiente adecuado para la propagación de infecciones.

Recordamos también el síndrome de la vaca loca, una enfermedad infecciosa causada por una proteína deformada que afecta el cerebro del ganado. Tal proteína es un agente auto infeccioso qué pasó de las vacas a los humanos debido al consumo de su carne. Esto muestra que cuando los animales son manipulados y es violada su integridad y derecho a la salud, nuevas enfermedades pueden surgir.

El Corona virus vino también de los murciélagos, pues al deforestar su hábitat ellos vienen más cerca de las residencias humanas.

Las enfermedades se están trasladando de los animales no humanos a los animales humanos en la medida que destruimos el hábitat y los hogares de las especies salvajes, violamos la integridad de los animales manipulándolos en la industria, y modificamos genéticamente las plantas a través de la ingeniería genética con promotores vírales y marcas de resistencia a antibióticos.

El sistema de comida industrializada y tóxica ha generado una explosión de enfermedades crónicas no transmisibles

En las últimas pocas décadas, las enfermedades crónicas no transmisibles se han propagado exponencialmente, matando a millones de personas. El sistema de comida tóxica e industrializada es la principal causa de tales enfermedades.

Cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo. Una de cada 6 muertes en el mundo se debe al cáncer, alrededor de 10 millones de personas mueren anualmente en el mundo por cáncer. (Más info).

La diabetes, un desorden metabólico relacionado a la dieta, es la 7 causa de muerte en el mundo. 1.7 millones de personas mueren anualmente por complicaciones relacionadas a la diabetes, la cual es causa de ceguera, insuficiencia renal, ataques cardíacos, accidente cerebrovascular y amputación de extremidades inferiores.

Los riesgos de enfermedades infecciosas tales como el Corona virus aumentan mucho debido a la combinación de co-mortalidad de enfermedades crónicas.

La tasa de mortalidad de corona virus es de 1,6%

Si la persona sufre problemas cardiacos, esta tasa llega a 13,2%

Con diabetes llega a 9,2%

Con cáncer, a 7,2%

Mayores causas de muerte en el mundo

Se han presentado miles de casos de cáncer vinculados al glifosato en los tribunales de los EE.UU. En los casos de Johnson Edwin Hardman, Alva y Alberta Pilliod, los tribunales se han dictaminado a favor de las víctimas del cáncer.

Los gobiernos deben prohibir el uso de químicos que conducen a enfermedades.

Pero es bien conocido el tema de que las compañías promotoras del uso de agroquímicos son también grandes farmacéuticas. Casos como Bayer, Syngenta (que vende farmacéuticos como Novartis), y otros, evidencian que el uso de químicos relacionados a enfermedades son un gran negocio.

Las grandes farmacéuticas usan la emergencia de salud para aumentar sus lucros.

Necesitamos sacar de la comida los químicos que han causado desastres a la salud. Eso sería posible si los gobiernos siguieran las recomendaciones de la ONU y de la OMS con el mismo entusiasmo que muestran respecto al Corona virus.

El corona virus nos ha mostrado que los gobiernos pueden tomar acciones para proteger la salud de las personas cuando así lo quieren. Es el momento entonces de tomar todas las medidas necesarias para detener todas las actividades que comprometen nuestra salud, al comprometer los sistemas metabólicos que regulan la salud. Estas mismas actividades causan daños a la biodiversidad del planeta y a la capacidad de la tierra para auto regularse, conduciendo a estragos climáticos y mucho más.

La salud para todos los seres comienza por proteger la Tierra, sus procesos ecológicos, el espacio ecológico y la integridad ecológica de la vida en la tierra, incluyendo a los seres humanos. La salud es una cadena que va desde el suelo, hacia las plantas y a nuestro bioma intestinal.

La agricultura ecológica, libre de químicos, debe ser parte de la revitalización de la salud pública. Necesitamos proteger la biodiversidad en nuestras florestas y nuestra comida para incrementar la biodiversidad en nuestro intestino, la cual es una verdadera fuente de salud.

Los sistemas de producción orgánica deben ser un tema central al hablar de soluciones de salud pública ante la crisis que vivimos.

El corona virus nos ha mostrado que estamos interconectados, al punto de que un pequeño virus nos une a través de la enfermedad y el pánico.

Esperamos Que no sea el aislamiento social que se vivió debido al virus, el nuevo estándar de vida, destruyendo las comunidades y los sistemas pequeños de agricultura y mercado.

El futuro depende de nuestra consciencia de unidad como familia de la tierra.