Homenaje a la abuela Margarita

0
167

Hay mucha gente que habla y canta bonito,

Pero hay pocas personas que caminan sus palabras, que viven Lo que dicen, la Abuela Margarita fue una de ellas en este mundo, y seguramente lo será allí donde ahora esté.

La abuela Margarita 01

Ella amaba cantarle al sol y hablarle a la gente de él. Decía que era su Padre y que a él volvería. Y una vez de noche me sacó de la cama como si llegara alguien, y era cierto, así como una niña espera a su Padre, así ella con el rostro lleno de vida esperaba al Sol salir de atrás de la montaña. Y al salir… oh… su canto lleno de viva voz, lleno de nostalgia y ganas de abrazarlo:

“Padre Sol tu que das la vida, Padre a ti yo voy a volver, a beber de tu fuente divina, al calor que genera tu amor, eres tú el dador de la vida, eres tú el mismo Dyos, Padre tu que iluminas a todos, con tu energía sublime de amor”

Y al cantarlo así al desnudo, sin más instrumentos que su corazón, lograba que todo corazón sintiera que puede cantar y ser digno de hablarse con el Sol.

La abuela Margarita 02

Así esta niña eterna que siempre estaba jugando, así esta joven guerrera que siempre podía más, Así esta Madre Universal que decía ser por haber pasado los 75 años, así esta abuela respetada por sabios y sabias, y por quien se cruzara con ella por ese inmenso carisma que Dios le dio, así dejó una huella profunda sobre la piel de su Madre Tierra, a la que tanto veneró y enseñó a venerar. Así dejó sembrados sus pasos en los caminos interiores de muchos corazones que la oyeron, porque al oírla uno mismo desaparecía, y sólo quedaba esa voz, esa vibración nítida, esa sensación dulce y amorosa de estar escuchando una de las voces de Dios.

Ella cantaba…

“Soy el poder que ésta dentro de mí, soy el amor entre el Sol y la Luna, soy Gran Espíritu y soy eterna, mi vida está llena de amor y alegría”

— Y créeme que cuando te lo cantas un rato ya te lo crees, es que es cierto mijo, me dijo, y no es cuestión de aprender, sino de recordar.

— Recordar qué Abuela? Le dije frente al fuego mientras ella llenaba su Pipa y en ella parecía caber toda la montaña.

— Recordarle a la materia que somos espíritu:

Nosotros venimos del Este, desde dónde viene el Sol, desde allí todo comienza, hasta el día. Por eso el Este es el Espíritu y el fuego, pero el fuego del Espíritu no quema, sino que da vida. Y en el Oeste está la materia, por allí se va la luz y viene la noche, la obscuridad. Esa materialidad y densidad que experimentamos en la Tierra. Del Norte viene el Viento, y desde él vienen los pensamientos, el aire los trae y esparce.

La abuela margarita 03

Desde el sur viene la lluvia, el agua, y con ella los sentimientos. Así se forma una cruz bien equilibrada, y esa cruz gira y se vuelve una estrella cuando está en orden, cuando el Espíritu le recuerda a la materia que es espíritu, a través de buenos pensamientos y buenos sentimientos.

— Es así mijo que volvemos al fuego de vida, y cuando eso sucede esta estrella gira (y me señalaba los dibujos del inipi temazcal que habíamos construido) y entonces se enciende la palabra de poder, y con ella volvemos al fuego dador de vida.

¡Gracias Abuela por tanto!

Y que quien te quiera despedir te cante y baile, porque así querías partir, como tu Maestro, cantando y bailando. Así estás, estoy seguro, bailando y cantando con el Sol, la Luna, las estrellas, y el Gran Espíritu.

La abuela margarita 04

¡Buen camino guardiana de la Memoria ancestral!

¡Buen camino y gracias Abuela!

Escrito por Cristian Seguel

Este es un pequeño homenaje del PACTO MUNDIAL CONSCIENTE a la abuela Margarita que dejo el cuerpo el día 25 de enero del año presente… buen viaje abuela Margarita.