Campaña por los Derechos de la Naturaleza

0
894

“Sé, Kaku Sé, Sé Hua, Ati Seneikan, Kaku Serankuan…”

“Todos somos hijos del sol, nativos de agua y tierra, aliento del Gran Espíritu. Somos gotas de un mismo río, del mismo ciclo de agua en el planeta. Sé, el orden del sol, la Tierra, el viento y el agua, es nuestra ley.»

Desde el corazón del planeta, la Sierra nevada de Santa Marta, los páramos, ríos, mares, lagunas, selvas de América, convocamos a la humanidad, al mercado, a todos los Estados y todas las Naciones del mundo a ser-vivir en comunión con la Ley Natural, la Ley Cósmica, creadora de la vida…

Ati Quigua (líder indígena del pueblo Arhuaco en Colombia)

Cada ser humano es por deber un guardián de la Madre Naturaleza. Si cada uno asume nuevamente este como su papel en el planeta, entonces será posible restablecer la armonía y bienestar de todos los seres vivos.

Es posible vivir en plena armonía con la naturaleza, disfrutando de toda su abundancia, si aprendemos a respetar sus leyes. Existe una Ley original conocida y respetada por todos los pueblos nativos del mundo, y que determina la forma adecuada de relacionarnos con cada elemento que compone la vida en el universo, basada en el respeto, el agradecimiento y el amor.

Creemos que para cambiar el mundo debemos primero cambiar nuestra conciencia y acciones individuales, armonizándonos con esta ley natural que gobierna el mundo desde antes de la existencia de los seres humanos.

Vemos que la humanidad camina como ciega hacia su propia destrucción, apoyando directa o indirectamente (por el consumo indiferente) la disminución de la diversidad, el monopolio de las semillas, la explotación desenfrenada de la Madre Tierra, el deterioro de la salud del planeta y sus habitantes, por el único motivo de satisfacer la codicia. Este sistema autodestructivo está sustentado en la ignorancia de la gran mayoría respecto a las consecuencias reales que tiene el estilo de vida actual, lo que consumimos y los ideales que apoyamos, así como en la indiferencia irresponsable frente al sufrimiento de otros seres vivos y pueblos del planeta.

Despertar la consciencia individual, es decir, la sensibilidad ante la verdadera situación actual de la Madre Tierra y sus habitantes, es el camino más coherente que debemos seguir para revertir la influencia negativa que hemos ejercido sobre el planeta por haber olvidado la Ley del origen, según la cual todos los seres humanos somos guardianes de la Madre Tierra y la vida en general, este es nuestro deber en todos los tiempos.

Por eso apoyamos todos los movimientos y organizaciones sociales que aportan en este sentido.

Somos una red que conecta activistas individuales, movimientos y organizaciones sociales, pueblos nativos del mundo, y otros guardianes de la Madre Tierra. Comprendiendo que todos los ideales se satisfacen si luchamos unidos por el equilibrio de la Madre Tierra, por los derechos de los mayores que respetan y nos enseñan a respetar la ley del origen, a agradecer y reciprocar lo que recibimos de la Madre Naturaleza, convocamos a toda la humanidad, Estados y Naciones del mundo, para restablecer la armonía con esta Ley natural y de esta forma unirse a este movimiento transformador que va de adentro hacia afuera, pues como decía Gandhi, cada uno de nosotros debe ser el cambio que desea ver en el mundo.

Nuestra meta comienza en el corazón de cada ser humano. Queremos llegar allí y desde ahí generar una avalancha transformadora. Creemos que es posible pues sabemos que el amor es el ideal más anhelado por todos, y lo que proponemos no es más que la manifestación de ese amor que nos une a todos.