EL AGUA, LA GUERRA Y LA PAZ – Día internacional del agua.

0 538

dia internacional del agua

En 1995, Ismail Serageldin, vicepresidente del Banco Mundial, hizo una de las más citadas predicciones sobre el futuro de guerra: “Si las guerras de este siglo se libraron por el petróleo, las guerras del próximo siglo serán por el agua”.

Sin embargo, los actuales conflictos por el agua no son fácilmente reconocidos como tales, ya que las regiones a lo largo de los ríos son habitadas por sociedades diversificadas con múltiples grupos, lenguas y prácticas y quienes detentan el poder prefieren enmascarar estos conflictos por el agua como si fueran religiosos o étnicos, desviando la energía política necesaria para establecer soluciones el pro de compartir el agua de forma sostenible y justa.

Esta es la tesis principal expuesta por la Dra. Vandana Shiva, en su libro “Water wars. Privatization, pollution and profit” (2002), donde claramente explica, a partir de su propia experiencia y estudio, que los conflictos acerca del desarrollo o de los recursos naturales se vuelven conflictos comunitarios que terminan en extremismo y terrorismo.

Este es el caso, según la autora, de conflictos en Punjab o Palestina. Inclusive los conflictos entre palestinos e israelitas son conflictos por recursos naturales que se presentan como conflictos principalmente religiosos entre musulmanes y judíos.

América Latina, por supuesto, no se queda atrás. En los países de la región muchos conflictos que son presentados como políticos o ideológicos son en realidad conflictos por el control de recursos, principalmente del agua.

El agua y la paz

la comida crece donde el agua fluye

Existe un choque entre dos culturas: la cultura que ve el agua como sagrada y entiende que proveer agua es un deber para la conservación de la vida, frente a otra que ve el agua como una mercancía y su propiedad y comercialización como un derecho corporativo fundamental. La cultura de la comercialización está en guerra con la cultura de compartir, dar y recibir agua como un regalo gratuito.

Cuando el presidente Bush anunció que el objetivo de la guerra mundial contra el terrorismo es la defensa del estilo de vida americano y europeo, le declaró la guerra al planeta, su petróleo, su agua, su biodiversidad. Un estilo de vida para el 20 por ciento de la población mundial usando el 80 por ciento de los recursos del planeta, despoja el 80% de la población mundial de la justa proporción de recursos y finalmente destruye el planeta.

    Nosotros no podemos sobrevivir como especie si la codicia es privilegiada y protegida y la economía de la codicia regula la forma en que debemos vivir y morir.

Por tanto, celebrar el día internacional del agua es un momento para pensar acerca de nuestro estilo de vida, y del uso de los recursos que apoyamos o no con nuestro consumo, recordando, además, que la paz radica en que se garantice a todos los pueblos el poder para para darle forma a su destino, determinando cómo sus recursos naturales son apropiados y utilizados, cómo su sed es saciada, cómo su comida es producida y distribuida, y cuál es el sistema de salud y educación que prefieren.

Nosotros podemos cambiar este trágico y brutal momento histórico hacia la construcción de culturas de paz. Para crear la paz es necesario que resolvamos las guerras del agua, de la comida, de la biodiversidad y la atmósfera.

Como dijo Gandhi: “La tierra tiene suficientes recursos para satisfacer las necesidades de todos, pero no para satisfacer la codicia de unos pocos”.

Artículo basado en el libro “Water wars. Privatization, pollution and profit”, de la Dra. Vandana Shiva.