La Abuela Margarita

0 702

Margarita Núñez Álvarez, conocida como la Abuela Margarita, nació en la campiña de Jalisco, en la comunidad de Los charcos, en Mexticacán, se crio hasta los 14 años con su bisabuela, una curandera prodigiosa de origen chichimeca, quien fue su primera maestra. Viuda, con dos hijas y dos nietos, afirma que tiene miles de nietos con los que ha podido aprender de como es el amor sin apego.

La Abuela Margarita

La Abuela Margarita

Nuestro origen es la Madre Tierra y nuestro Padre es el Sol – predica – y su posterior maestro fue el abuelo Maya Domingo Martínez Paredes, por lo cual se le considera descendiente y curandera de las culturas Chichimeca y Maya, conocida y respetada entre los círculos de indígenas de todo el mundo, se dedica a sembrar salud y conocimiento, a cambio de la alegría que le produce hacerlo, porque para sustentarse ella sigue cultivando la tierra.

Pertenece al Consejo de Ancianos Indígenas y se ha convertido en vocera de la mujer. La abuela ha sido llamada desde muchos extremos del planeta para que su palabra sea oída. Ella proclama valores de la mujer como generadora y transformadora de la sociedad y lleva con su palabra de tradición y como guardiana del origen a nuevas miradas del mundo y de la vida.

“¡La felicidad es tan sencilla! consiste en respetar lo que somos, y somos tierra, cosmos y gran espíritu. Y cuando hablamos de la madre tierra, también hablamos de la mujer que debe ocupar su lugar como educadora”

Las mujeres debemos ver nuestro cuerpo como sagrado – nos dice – y deben saber que el sexo es un acto sagrado, de esa manera sus vidas cobrarán sentido y se llenarán de dulzura, entonces debemos enseñarle a los hombres a amar y cuando ellos aprendan se comportarán de diferente manera con las mujeres y la Madre Tierra.

La Abuela Margarita cantando una de sus canciones

La Abuela Margarita cantando una de sus canciones

Durante miles de años la mujer estaba considerada igual que el hombre y en esas épocas nunca se envenenó la tierra, después ambas circunstancias cambiaron. La vida, llega a través de un acto de amor, cuando esto se banaliza ¿qué es lo que queda? El acto sexual no es una cuestión de los genitales, es una cuestión del corazón, poner las cosas así en orden cambia nuestra actitud hacia la vida. Cuando la mente se une al corazón entonces todo es posible.

“Después de los 65 años somos oro molido para la Humanidad”

Según los ciclos de la vida de la cultura Maya, cuando las personas llegan a los 52 años, ellos deben abrirse a una maternidad y Paternidad universal, y les corresponde compartir su sabiduría y sus experiencias, deben dejar atrás el victimismo y decir “aquí estoy”.

El Pacto Mundial Consciente, reconoce en esta abuela, en esta madre universal, en la dulzura de sus actos y de su mirada, la sabiduría que proclama como necesaria, para lograr un cambio que lleve a la humanidad por un camino digno y necesario para reconstruir el Mundo, en base al respeto y al amor por si mismos, a todas las entidades vivientes que nos acompañan y a la Madre Naturaleza que también es nuestra madre.