Escuchen a las mujeres, sus madres

Escuchen a las mujeres, sus madres

mujeres sabias

Kankurwa Mayor de Sekwinkuta, Escuela de formación de Ati Mamas y Mamos de la Sierra Nevada de Santa Marta

Muchos hombres piensan, hablan, actúan y no solucionan nada para la Madre Tierra. Llegó la hora de escuchar a las mujeres, nuestras madres.

Las mujeres son las representantes naturales de la espiritualidad perenne, de la orientación de la Madre Divina, y por lo tanto, escucharlas puede cambiar el rumbo de la humanidad. La feminidad sagrada debería encabezar el nuevo paradigma de la protección de nuestra Madre Tierra.

Las mujeres en su rol de madres son quienes mejor comprenden la emergencia en la que se encuentra nuestro planeta. Ellas no toleran ver sus hijos destruir su propio futuro y por eso, entienden el sentimiento de la Madre Tierra, madre de todas las plantas, animales y seres humanos.

Los hombres, al negarse a escuchar el consejo de sus madres, cometen muchos errores: se alejan de la espiritualidad natural, maltratan a las mujeres, a los ríos sagrados, las montañas y olvidan la relación de agradecimiento con la fuente de la vida. De esta forma los hombres, con el corazón ciego, se vuelven la causa de los problemas que afectan a todo el planeta.

La mujer, a su vez, es la gestora, la educadora y si se conecta con su propio corazón encontrará allí la misión de cuidar y nutrir la vida usando todos los medios a su alcance. La mujer, por lo tanto, debe volverse la gestora del proceso de cambio hacia una humanidad más sensible, capaz de comprender y asumir el sufrimiento del otro como si fuera propio, tal como una madre que se entrega completamente para salvaguardar el mundo que dejará a sus hijos, los cuales ha fecundado después de la complementariedad con el hombre, y encuentra en esta entrega su propia satisfacción.

El corazón de una madre es algo difícil de comprender, ya que el amor no se encaja en racionalismos. Necesitamos mucho más de este amor en todos los corazones para conseguir vivir en paz y coexistir en armonía con todos los seres y especies de la tierra. Llegó la hora de escuchar a las mujeres, nuestras madres, para así reconectarnos con la sabiduría de la divinidad femenina que desea el bien y la felicidad de todos los seres.

unete al pacto mundial consciente

compartir en facebook contenido del pacto mundial consciente