Se encienden las alarmas: el gobierno autoriza uso de terrenos para fracking en Colombia

Después de conocerse que el gobierno dispuso 43 bloques de terreno para la explotación de hidrocarburos mediante la controversial técnica del fracking en Colombia, se ha hecho sentir la respuesta inmediata de ambientalistas y ciudadanos que conocen los riesgos de esta técnica.

El fracking no es una técnica convencional de explotación, y consiste en inyectar grandes cantidades de agua a alta presión, por una tubería (no necesariamente vertical) para fracturar la capa de roca madre que contiene el pozo con hidrocarburos.

El Fracking y el proceso de contaminación

El Fracking y el proceso de contaminación

Por otro lado, el agua va mezclada con partículas y sustancias químicas que tiene la función de mantener las fracturas, las grietas abiertas, para que los hidrocarburos puedan fluir y ser recogidos.

La cantidad de efectos adversos que se reportan debido a esta práctica son muchos, en principio por que debilita las capas de piedra que sirven de sostén, pero además, los químicos y partículas que inyectan contaminan los acuíferos y tierras circundantes, así como el aire que queda impregnado de sustancias tóxicas que se liberan y contaminan aún a kilómetros de distancia.

Yacimientos de hidrocarburos no convencionales en Colombia

Yacimientos de hidrocarburos no convencionales en Colombia

La situación es todavía más grave debido a que la mayoría de los bloques que el gobierno pretende destinar para el fracking en Colombia se encuentran en zonas vitales para el ecosistema.
Siete (7) de los bloques hacen parte del parque natural de Chingaza, en los alrededores de Bogotá, otros tantos en los páramos de Sumapaz (el páramos más grande del mundo) y en jurisdicciones de Cajicá, Cundinamarca Y Chía.

Siendo el páramo de Sumapaz la despensa agrícola de la capital colombiana, y el páramo de Chingaza el que provee el 80% del agua de la capital, esta apuesta compromete además la salud de los habitantes de la ciudad bandera de Colombia.

La ciudad de Bogotá, los páramos de Sumapaz y Chingaza amenazados por el fracking

La ciudad de Bogotá, los páramos de Sumapaz y Chingaza amenazados por el fracking

Gracias a la rápida reacción de movimientos ambientalistas y personas que conocen el riesgo inmediato que se propone, se ha abierto una petición a través de la plataforma change.org, llamando a los ciudadanos del mundo para que apoyen la protección de estos páramos.
El movimiento “Alianza Colombia Libre de fracking” envió una carta al Señor Juan Manual Santos, presidente de Colombia (la carta AQUÍ).

Río en llamas en Brisbane, Australia debido a los gases que el fracking libera

Río en llamas en Brisbane, Australia debido a los gases que el fracking libera

El Pacto Mundial Consciente invita a todos a unirse y firmar la petición para que paremos con el fracking en Colombia.

Firme la petición “No al fracking en el páramo más grande del mundo, Parque Natural Chingaza, Colombia” en Change.org AQUÍ