La Corte Constitucional reconoce el rio Atrato como sujeto de derechos

La Corte Constitucional colombiana, por medio de la sentencia T622/16, reconoce al rio Atrato como sujeto de derechos.

rio Atrato como sujeto de derecho

Se trata de una sentencia histórica que nació como respuesta ante la acción de tutela presentada El Centro de Estudios para la Justicia Social “Tierra Digna”, como representante de diversos consejos comunitarios del departamento del Chocó (región del Pacífico colombiano), con el objetivo de “…detener el uso intensivo y a gran escala de diversos métodos de extracción minera y de explotación forestal ilegales, que incluyen maquinaria pesada -dragas y retroexcavadoras- y sustancias altamente tóxicas -como el mercurio- en el río Atrato (Chocó), sus cuencas, ciénagas, humedales y afluentes.”

Antes de la existencia de esta sentencia, la Defensoría del Pueblo ya había declarado (2014) una “emergencia humanitaria y ambiental” ante los casos de muerte e intoxicación reportados: 34 niños de la comunidad Embera-Katio murieron por intoxicación y en 2013 fueron más de 60 los casos reportados de intoxicación por consumo de aguas contaminadas.

A pesar de la alarmante situación señalada por la Defensoría y de las diversas acciones legales presentadas por las comunidades, no se han tomado medidas efectivas para resolver la problemática. La acción de tutela fue rechazada por no contar con pruebas suficientes de las “consecuencias irreversibles” (entre otros motivos más absurdos), hasta que la Corte decidió revisar el caso.

La decisión de la Corte Constitucional

Haciendo un estudio profundo del caso, la Corte ha decidido la importancia y urgencia de entender el río Atrato como una entidad viva, sujeto de derechos, por tanto, ordena:

    RECONOCER al río Atrato, su cuenca y afluentes como una entidad sujeto de derechos a la protección, conservación, mantenimiento y restauración a cargo del Estado y las comunidades étnicas…”

En consecuencia, la Corte ordena al Gobierno Nacional que designe un tutor que junto a otro tutor designado por las comunidades étnicas que habitan la cuenta del río Atrato, ejercerán el papel de representantes legales guardianes del Atrato. Además, deberá conformarse una comisión de guardianes del río Atrato, integrada por los guardianes designados y un equipo asesor.

Para garantizar estos derechos, la Corte además ordena que se diseñe y ponga en marcha un “plan para descontaminar la cuenca del río Atrato y sus afluentes, los territorios ribereños, recuperar sus ecosistemas y evitar daños adicionales al ambiente en la región. Este plan incluirá medidas como: (i) el restablecimiento del cauce del río Atrato, (ii) la eliminación de los bancos de área formados por las actividades mineras y (iii) la reforestación de zonas afectadas por minería legal e ilegal.”

Así mismo, establece que el Ministerio de defensa, la Policía y el Ejército Nacional deberán providenciar un plan para acaba con la minería y deforestación ilegales, que incluya la restricción y prohibición del tránsito de sustancias como mercurio y cianuro, además de la incautación de las maquinarias y neutralización de las dragas.

Paralelamente, ordena la creación de un “…plan de acción integral que permita recuperar las formas tradicionales de subsistencia y alimentación en el marco del concepto de etnodesarrollo que aseguren mínimos de seguridad alimentaria en la zona, que han dejado de realizarse por la contaminación de las aguas del río Atrato y por el desarrollo intensivo de la actividad minera ilegal…”, dirigido a restablecer los derechos de las comunidades étnicas que habitan la cuenca del río Atrato.

Y para finalizar, establece que se realicen estudios toxicológicos y epidemiológicos del río Atrato, sus afluentes y comunidades, en los que se determine el grado de contaminación por mercurio y otras sustancias.

Las órdenes de la Corte deberán ser cumplidas en periodos que van de los tres (3) meses hasta un (1) año a partir de la publicación de dicha sentencia.

El rio Atrato y la minería

El Atrato, con sus 750 kilómetros de extensión, es el río más caudaloso de Colombia y el tercero más navegable(500 kilómetros), que recibe embarcaciones de hasta 200 toneladas. Tiene 150 afluentes, recibe más de 15 ríos y 300 quebradas. En su parte más ancha llega a medir medio kilómetro (500 metros) de orilla a orilla.

Según la declaración de la Corte, “El impacto de la minería ilegal en el río Atrato es tan fuerte que hoy es prácticamente imposible determinar el cauce original que alguna vez tuvo el río”.

Las fotos a continuación hacen parte del portafolio de pruebas presentado por los magistrados a partir de su visita al área del río Atrato en enero de 2016, las cuales evidencian la catástrofe.

rio Atrato como sujeto de derechos

Folio 2110 del Cuaderno de pruebas Núm. 5. En la gráfica se puede apreciar un entable o campamento minero ilegal con presencia de dragas y retroexcavadoras. Enero 29 de 2016.

rio Atrato como sujeto de derechos

Folio 2114 del Cuaderno de pruebas Núm. 5. Draga o “dragón” -como los denominan las comunidades locales- realizando actividades de remoción de arena en el lecho del río Quito (afluente del Atrato). Enero 29 de 2016.

rio Atrato como sujeto de derechos

Folio 2116 del Cuaderno de pruebas Núm. 5. Actividades de dragado, procesamiento y extracción ilegal de oro en el río Quito. Enero 29 de 2016.

rio Atrato como sujeto de derechos

Folio 2118 del Cuaderno de pruebas Núm. 5. “Dragón” realizando actividades de remoción de arena en el lecho del río Quito (afluente del Atrato). Enero 29 de 2016.

rio Atrato como sujeto de derechos

Folio 2124 del Cuaderno de pruebas Núm. 5. Imagen de selva virgen, libre de explotación minera y forestal. Enero 29 de 2016.

rio Atrato como sujeto de derechos

Folio 2126 del Cuaderno de pruebas Núm. 5. Imagen de la transformación que producen las actividades mineras en la selva chocoana. Enero 29 de 2016.

rio Atrato como sujeto de derechos

Folio 2129 del Cuaderno de pruebas Núm. 5. Destrucción del cauce del río Quito (afluente del Atrato). Enero 29 de 2016.

rio Atrato como sujeto de derechos

Folio 2129 del Cuaderno de pruebas Núm. 5. Inundación de bosque nativo por acción de las dragas en el río Atrato. También se pueden apreciar montañas o “islas” de arena en el río que son consecuencia de la explotación minera ilegal. Enero 29 de 2016

rio Atrato como sujeto de derechos

Folio 2130 del Cuaderno de pruebas Núm. 5. Panorama de los efectos que produce la explotación minera ilegal con maquinaria pesada y sustancias químicas tóxicas en el río Atrato. Enero 29 de 2016. Enero 29 de 2016.

rio Atrato como sujeto de derechos

Folio 2131 del Cuaderno de pruebas Núm. 5. Destrucción del cauce del río Atrato. Enero 29 de 2016.

Conclusión: El enfoque eco céntrico adoptado por la Corte

Para llegar a este fallo por el cual se reconoce el río Atrato como sujeto de derechos, los magistrados realizaron un estudio detallado de la jurisprudencia nacional e internacional en materia de medio ambiente, derechos bioculturales así como de fundamentos técnicos dados por expertos respecto a la minería en el Atrato y otros fundamentos filosóficos.

Estos últimos, los fundamentos filosóficos, adoptados establecen que (de acuerdo con el enfoque eco céntrico), la tierra no le pertenece al hombre, sino que, por el contrario, es el hombre quien pertenece a la tierra.

    “De acuerdo con esta interpretación, la especie humana es solo un evento más dentro de una larga cadena evolutiva que ha perdurado por miles de millones de años y por tanto de ninguna manera es la dueña de las demás especies, de la biodiversidad ni de los recursos naturales como tampoco del destino del planeta. En consecuencia, esta teoría concibe a la naturaleza como un auténtico sujeto de derechos que deben ser reconocidos por los Estados y ejercidos bajo la tutela de sus representantes legales, verbigracia, por las comunidades que la habitan o que tienen una especial relación con ella.”

De esta forma se supera la idea de que la Naturaleza debe ser protegida apenas en pro de evitar una catástrofe que extinga al ser humano, como si este último fuera el único ser digno y con derechos del planeta. Más bien se entiende que la Naturaleza eta conformada por muchos otros seres individuales, a cada uno de los cuales le corresponde una dignidad y por tanto derechos individuales que deben ser garantizados y protegidos por el ser humano, como una más de las especies que habita la tierra.

En este orden de ideas, afirma la sentencia:

    “…el desafío más grande que tiene el constitucionalismo contemporáneo en materia ambiental, consiste en lograr la salvaguarda y protección efectiva de la naturaleza, las culturas y formas de vida asociadas a ella y la biodiversidad, no por la simple utilidad material, genética o productiva que estos puedan representar para el ser humano, sino porque al tratarse de una entidad viviente compuesta por otras múltiples formas de vida y representaciones culturales, son sujetos de derechos individualizables, lo que los convierte en un nuevo imperativo de protección integral y respeto por parte de los Estados y las sociedades. En síntesis, solo a partir de una actitud de profundo respeto y humildad con la naturaleza, sus integrantes y su cultura es posible entrar a relacionarse con ellos en términos justos y equitativos, dejando de lado todo concepto que se limite a lo simplemente utilitario, económico o eficientista.”