Gestores públicos de Brasil firmam por los derechos de la Naturaleza

Las principales ciudades de Brasil se comprometen con los derechos de la Naturaleza

Durante el Fórum Brasil de Gestión Ambiental, gestores ambientales de Brasil firman la Carta por los derechos de la Naturaleza, presentada por la Dra. Vanessa Hasson, en la que se comprometen con una seria de acciones que buscan establecer políticas ciudadanas en armonía con los Derechos de la Naturaleza.

forum brasil de gestion ambiental

El Fórum Brasil de Gestión Ambiental fue organizado por el Ministerio del Medio Ambiente, la Asociación Nacional de Órganos Municipales de Medio Ambiente (ANAMMA) y la alcaldía de la ciudad de Campinas, reuniendo representantes del poder público y de la sociedad civil entre los días 10-12 de julio de 2017.

La Dra. Vanessa Hasson, presidenta de la asociación MAPAS y abogada de la Madre Tierra (autora del libro Direitos da Natureza, 2016), presentó ante la asamblea allí reunida una conferencia titulada “Los Derechos de la Naturaleza y políticas públicas en las ciudades”, la cual finalizo con la lectura de La Carta de la Naturaleza que tiene como objetivo instituir principios y directrices orientadoras de las políticas públicas de las ciudades, en armonía con la naturaleza.

gestores ambientales de brasil se comprometen con los derechos de la naturaleza

Diretor do Departamento de Educação Ambiental da Secretaria do Verde de Mogi das Cruzes – André Miragaia -, Secretário de Meio Ambiente e Presidente da Anamma – Rogerio Menezes -, Secretário Municipal do Verde e do Meio Ambiente de São Paulo – Gilberto Natalini – son algunos de los gestores públicos que se unieron al llamdo por los Derechos de la Naturaleza.

El apoyo e interés manifestado por los gestores ambientales de los municipios de todo Brasil es un paso inestimable para el reconocimiento de los Derechos de la Madre Tierra en este país, resultado del arduo y dedicado trabajo que viene realizando la Dra. Vanessa Hasson durante los últimos años. Lo que sigue de aquí en adelante es prometedor.

La ponente estuvo además acompañada por importantes especialistas y miembros de la Universidad de Sabiduría Ancestral (UDSA) no Brasil. Daosha, líder indigenista y presidenta del instituto Acunhanhe, hablando acerca del “Buen vivir y cuestiones indígenas”; la especialista en ingeniería de saneamiento básico, Marcia Nunes, con el tema “Saneamiento en armonía con la naturaleza”, la OIDA terapeuta Juliana de Paula, tocando el tema de “Buen vivir y políticas de medicina integrativa en los municipios”.

Universidad de sabiduria ancestral brasil

Equipo de UDSA Brasil

Además, líderes del pueblo Shawãdawa acompañaron la ponencia invocando a la Madre Tierra con sus cantos sagrados.

pueblo shawadawa y derechos de la naturaleza

Líderes del pueblo Shawãdawa apoyan la petición por los Derechos de la Naturaleza ante el Forum Brasil de Gestión Ambiental, 2017.

CARTA DE LA NATURALEZA

Como resultado del papel de destaque de ANAMMA en la conducción del Foro Brasil de Gestión Ambiental, y de MAPAS en la construcción de la historia del reconocimiento de los derechos de la naturaleza en Brasil y en el mundo en articulación con las Naciones Unidas, y como reflejo de sus responsabilidades en el proceso de creación y fortalecimiento de las políticas públicas para el consecuente establecimiento de un modo de vida en armonía con la Naturaleza, es firmada la presente carta, con el objetivo de instituir principios y directrices orientadoras de esas políticas.

CONSIDERANDO que existe una crisis ecológica instalada, con reflejos directos en las ciudades y en sus poblaciones humanas y no humanas en todo el mundo;

CONSIDERANDO que la crisis ecológica incluye una crisis individual, colectiva y social con reflejos en todos los demás sistemas de la comunidad de la Tierra;

CONSIDERANDO que la legislación ambiental no ha sido suficiente ante el cambio paradigmático de consciencia ambiental;

CONSIDERANDO que la legislación en varios países, estados y ciudades ha adoptado una perspectiva no antropocéntrica en relación a la naturaleza, reconociendo sus derechos intrínsecos;

CONSIDERANDO que las Naciones Unidas por medio de la iniciativa Harmony with Nature, acató en su 71 Asamblea General, la necesidad de que sean reconocidos los Derechos de la Naturaleza y de la institución de políticas públicas basadas en la interdisciplinariedad de las perspectivas holísticas, incluyendo la ciencia, el arte y la espiritualidad;

RECONOCIENDO que todos los seres de la Tierra poseen una condición de interdependencia y que la crisis ecológica es un reflejo de la escasa sustentabilidad de las relaciones entre ellos;

RECONOCIENDO que nosotros somos una parte del planeta –un organismo vivo que concentra varios microsistemas – y que el ser humano es apenas uno de los microsistemas que está agotando los demás;

RECONOCIENDO que nosotros somos uno de los componentes de la Naturaleza; que ella no es una entidad separada de la cual extraemos aquello que necesitamos para sobrevivir, sin consecuencias a nosotros mismos; que el mal que practicamos contra la Naturaleza es el mal que practicamos contra nosotros mismos;

RECONOCIENDO que a lo largo de la historia humana, los recursos naturales y los demás elementos de la Naturaleza han sido explorados de forma exacerbada, excediendo lo necesario para un consumo equilibrado, agudizando la condición de extinción de especies y perpetuando la explotación cruel e insustentables de los recursos minerales, fauna y flora;

RECONOCIENDO que si continuamos actuando de forma degradante e inconsciente, como hemos actuado, los recursos naturales y los demás sistemas de soporte a la vida tenderán a rupturas catastróficas, poniendo en riesgo funciones esenciales a la manutención y reproducción de la vida, incluyendo la vida humana;

RECONOCIENDO que a lo largo de los últimos dos siglos del periodo Antropoceno, lo conocimientos tradicionales y saberes naturales fueron desvalorizados, por el avance del conocimiento científico-tecnológico, desconectando al ser humano de su natural condición de miembro relacional de los sistemas de la Tierra;

CONSIDERANDO el papel fundamental de las ciudades en la promoción del restablecimiento de la armonía de las relaciones entre los miembros de la comunidad y de estos con la Naturaleza, así como del ciudadano consigo mismo y con su familia;

Las gestoras y gestores públicos presentes en el debate promovido por la MAPAS –Métodos de Apoyo a Prácticas Ambientales y Sociales (ONG) – que firman la presente Carta, se comprometen a emprender sus mejores esfuerzos para que sean inauguradas o ampliadas las políticas públicas de preservación del medio ambiente con base en las siguientes premisas y directrices:

1. La planificación e implementación de las políticas públicas de medio ambiente y salud deben guiarse, principalmente, en el principio de armonía con la naturaleza, considerando el valor intrínseco de cada uno de los miembros que constituyen la Tierra y, así, los Derechos de la Naturaleza;

2. Las ciudades deben ser reconocidas como espacios de oportunidad para el desarrollo de las relaciones individuales y colectivas, así como de estas con los demás miembros de la Naturaleza;

3. La vida en la ciudad en armonía con la Naturaleza exige la presencia de áreas verdes, con la implantación y ampliación de paseos para peatones, de ciclo vías, de plazas y parques, con respeto a la biodiversidad nativa;

4. El suelo de las ciudades debe ver respetada su condición natural de permeabilidad y recepción para la creación y manutención de los sistemas que dan soporte a la vida, como el camino natural de las aguas y la germinación de la flora, así como el respeto a la vida faunística y de microorganismos;

5. Las aguas son un elemento esencial para la vida en armonía con la Naturaleza y, de esta forma, son detentoras de dignidad; esta premisa debe ser instrumentalizada por medio de la concientización y valoración del agua como elemento de conexión con la naturaleza, considerando la integralidad del ciclo hidrológico y las actividades de la promoción de saneamiento básico y ambiental;

6. Las aguas de las lluvias deben ser respetadas, teniendo el derecho a recorrer sus propios caminos naturales e infiltrarse en el suelo urbano, que debe ser lo más permeable posible;

7. Los ríos y corrientes urbanos, por donde fluyen las aguas, igualmente deben ser respetados, prohibida la interferencia humana en sus cursos, y sus orillas deben ser protegidas con parques y otras áreas verdes;

8. La des mercantilización de la vida animal debe ser uno de los fundamentos de la protección y bienestar animal, fomentando la transformación de zoológicos en santuarios de fauna y el desestimulo de las actividades económicas basadas en la crianza y en el comercio de animales domésticos y exóticos;

9. Las políticas públicas deben buscar la concientización de la sociedad como parte de la Naturaleza, por medio de actitudes individuales y colectivas con respeto a los demás miembros de las comunidades humanas y no humanas de la Tierra;

10. Debe existir la implementación de una agenda, estableciendo nuevas directrices de responsabilidad socio ambiental, que busque promover la concientización de los niños, jóvenes y ciudadanos respecto a su importancia como elemento integrante de la Naturaleza, y a la dimensión de la influencia de las actividades humanas en los sistemas que dan soporte a la vida, promoviendo y diseminando los conceptos de valores naturales, ética social y personal, integración humana con los demás elementos de la Naturaleza;

11. La agenda de ciudad debe prever la valorización y diseminación de los conocimientos humanos ancestrales y la internalización de los saberes tradicionales y naturales desde la más tierna infancia, impactando en las cuestiones de salud pública, individual y colectiva, y convivencia en armonía con la Naturaleza;

12. Los planes de recuperación de los espacios degradados deberán emplear el sesgo holístico y transdisciplinario de la recuperación ambiental para la adopción de prácticas respecto a la cura de la Tierra;

13. Las políticas de educación para el consumo sustentable deben orientarse en la valorización de los seres humanos por encima de los bienes materiales de simple consumo, con la concientización de las reales necesidades básicas;

14. La educación formal en todos los niveles debe ser orientada de acuerdo a la transdisciplinariedad de los principios básicos de los Derechos de la Naturaleza y de un modo de vida en armonía con la Naturaleza; los enfoques teóricos y metodológicos multi/inter disciplinares deben ser incluidas en los currículos y planes de educación de las disciplinas de metodología de enseñanza y de investigación, tanto en educación primaria y secundaria como a nivel de pregrado y post graduación.

15. La gestión ambiental debe sufrir un cambio paradigmático, partiendo de la actual visión utilizada sobre gestión de recursos naturales, para contener una visión no antropocéntrica, del establecimiento de un modo de vida basado en relaciones de armonía con y entre todos los miembros de la Naturaleza.

La presente Carta de la Naturaleza fue adoptada por los participantes de los debates sobre los Derechos de la Naturaleza y Políticas Públicas en las Ciudades, realizado durante el Fórum Brasil de Gestão Ambiental, con base en el pensamiento colectivo del fórum. Los procesos para el reconocimiento de los Derechos de la Naturaleza en las diversas esferas de gobierno de Brasil y otros países, se refiere a sus especificidades, cuyos principios contenidos en esta carta pueden contribuir.

El protocolo de validación de este documento permanecerá abierto a firmas de todo agente transformador de la sociedad que quiera tomar por base sus principios en la adopción o fortalecimiento de las políticas públicas y organizacionales, así como a todo ser humano interesado en integrar estos principios en sus actividades.

Campinas, 10 de julio de 2017.