Óscar Cortés Leal

Óscar Cortés Leal es compositor, instrumentista y cantante. Nació en Valledupar, junto a la Sierra Nevada y las heladas aguas del río Guatapurí (río mayor de la Sierra). Es fruto de una mezcla intercultural muy particular de sus cuatro abuelos de sangre quindiana, indígena y de Oriente Medio.

Oscar tomo interés en la guitarra a los 7 años, viendo como su abuela entusiasmada con la idea de tocar en la iglesia de su barrio, intentaba aprender a tocar guitarra, al ver de pronto el interés del pequeño por la guitarra, su padre decide ayudarlo y le busco un profesor, él no llego a aprender a tocar guitarra en ese momento, sin embargo sucedió que en el año 2005 se ganó una beca para estudiar durante un año, en el taller de Jazz, de la escuela de Fernando Sor en Bogotá.

Oscar aprendió a tocar guitarra en la escuela de Fernando Sor, y para ello no solo tuvo que ver la escuela, sino la experiencia humana de compartir con otros músicos, según el mismo confiesa, durante esa misma época, después de audicionar con más de 20 guitarristas para la banda Aterciopelados, Héctor Buitrago lo invitó a ser parte del grupo de músicos que participaron en su reconocido trabajo en solitario “Conector I”.

Óscar Cortéz Leal

Óscar Cortéz Leal

Posteriormente, Oscar decidió regresar a Valledupar y a la Sierra Nevada, y fue una profunda necesidad espiritual, lo que lo llevo a quedarse por allí, por aquel entonces, Oscar buscaba afianzar sus nociones sobre quiénes somos, sobre su espiritualidad, e integrar en su música ese sentir, así, con sus ahorros y guitarra en mano, se adentró en la Sierra Nevada, pero no como un visitante de lo exótico, sino más bien como un integrante del entorno, y así fue aceptado por las pueblos indígenas del sector, y así aprendió de sus vivencias, de sus necesidades y de su espiritualidad.

Como parte de ese proceso de autodescubrimiento y exploración, Oscar fue testigo de como los sonidos, los elementos (el agua, el aire, la tierra y el fuego) y los estados de consciencia se relacionan, de como los indígenas, canalizan estos sonidos en la conexión con lo divino, en conexión con los eventos naturales y para su propia curación. Fruto de aquellos años y de aquellas vivencias, Oscar compuso un trabajo llamado “Naturaleza Acústica”.

Desde el año 2008, Oscar emprendió un proceso de reconocimiento, apropiación y defensa del río Guatapurí, como gestor de la “Iniciativa Guatapurí” y “Canto al Agua – Río Guatapurí”, proyectos que le permitieron afianzar su relación con la Madre Naturaleza, y desde ahí con las comunidades ancestrales de la Sierra, principalmente con el Aruako y los Mayores del pueblo Kogui, de quienes ha recibido la inspiración de gran parte de sus composiciones.

Óscar Cortéz Leal

Óscar Cortéz Leal

El sonido, la música, es una forma de plasmar el pensamiento en el espacio, una forma de movilizar las energías de la creación, los chamanes usan las palabras y los sonidos para invocar a los elementos, para entrar en un plano espiritual con ellos, porque la música independiente de su uso, siempre está en un contexto espiritual.

Así, Oscar Cortez y su música son portavoces de aquellos pueblos indígenas, y una respuesta única que se suma a la demanda colectiva, dirige su vista a la sabiduría debida a una evolución natural de los pueblos indígenas, porque encuentra que un trato consciente para con los seres vivos que habitan en el planeta y la Madre Naturaleza que nos sostiene, son la solución a una serie de graves problemas, que atañen al comportamiento de la sociedad hoy en día, y el Pacto Mundial Consciente comparte esta lucha.