El pueblo Q’ero

0
1565

En el Antisuyo uno de los cuatros suyos del Imperio Incaico, ubicado al norte y noreste del cuzco comprendido entre la ceja de selva y los altos glaciares, entre las provincias que hoy se conocen como Paucartambo, Anccasi y Hualla hualla viven los Q’eros.

Entre intrincados parajes y la ceja de selva, el pueblo Q’ero permaneció casi libre de la presencia española por casi 300 años, debido al difícil acceso a los pasos que llevan a sus comunidades.

Habitante del pueblo Q'ero tocando su quena

Habitante del pueblo Q’ero tocando su quena

Ellos aún viven en la organización familiar conocida como “Ayllu” herencia de su pasado, y donde todos se consideran descendientes de un antepasado común, el jefe es el Curaca y es también el encargado de distribuir sus tierras, organizar el trabajo colectivo y actuar de juez en la comunidad.

En su casi vertical territorio, su sustento se basa en la siembra de maíz en las tierras bajas, la siembra de papas en las tierras medias y la crianza de llamas y alpacas en las tierras altas, conservando hasta hoy las técnicas de construcción y las técnicas agrarias que son su legado.

Territorio donde se asienta el pueblo Q'ero

Territorio donde se asienta el pueblo Q’ero

Ellos son conocidos por ello como los últimos Incas, pero no es lo único que comparten con sus grandes antepasados, su hermosa cosmovisión de una vida con equilibrio cariño y respeto hacia los Apus (del quechua Apu que significa Señor) y hacia la Pachamama o madre tierra.

Según esta cosmovisión que comparten con la mayoría de pueblos indígenas del mundo a pesar de su desarrollo independiente, la Naturaleza, la humanidad y la madre tierra son un todo viviente, que al ser parte uno del otro, no pretende conquistarla sino más bien armonizar y coexistir.

Los Q'eros en festividad

Los Q’eros en festividad

Desde el punto de vista de esta cosmovisión la razón y el objetivo de la vida misma es WIÑAY, es decir la evolución de todos los planos de la existencia, y siendo cada uno de nosotros portadores de una semilla de luz, tenemos también el INKA MUJU (semilla del Inka) o el potencial de desarrollarla hasta alcanzar la iluminación espiritual.

Como parte de su tradición, ellos consideran el tiempo y el espacio como sagrados, junto con los nevados montañas ríos y lagos, convirtiéndose así en lugares de culto y celebración, en especial los lugares elevados donde ofician sus cultos religiosos donde agradecen y piden la intervención divina para vivir en comunión y armonía con el mundo.

Los Q'eros

Los Q’eros

El pueblo Q’ero de esta manera lejos de representar una nación aislada del progreso y la civilización moderna, representa más bien una nación que ha preservado una herencia que refleja un sentido de muy elevado respeto a todo lo que lo rodea y forma parte de su propia existencia.

La filosofía de armonía y amor por aquello con lo que coexiste y le brinda sustento, en tal caso no difiere de la muy antigua filosofía Hindú, china o de los pueblos indígenas de Norteamérica por nombrar unos cuantos.

Y más allá de fabulas y metáforas, reflejan una verdad profunda y contemplada con templanza, en la dignidad de un comportamiento que no se doblega a un sino de superioridad, poder, avaricia o ansia de riqueza.

Es sin duda un pueblo digno de respeto, digno de ser reconocido como un ejemplo, un ejemplo que todos deberíamos seguir.

Este artículo es una breve presentación e introducción de un hermoso trabajo, escrito por Andrea Soria, de la que hacemos reconocimiento